miércoles, 18 de marzo de 2009

La Vaca y la leche


Este texto lo escribió un amigo extra partidario y buenito. De tan bueno que es, nos cedió los derechos y aquí lo publicamos.


Me enseñaron todo mal… Me hicieron repetir hasta el hartazgo que la vaca nos da la leche, cuando en realidad se la quitan. Me dijeron una y mil veces que con una buena cosecha se paraba el país, pero me cansé de contar cosechas récord y el país siempre igual. Crecí escuchando que “el campo le da de comer al país” pero pronto aprendí que si no compro no como; así que el campo no nos da, nos vende. Y si el campo come de lo que vende y nosotros le compramos… ¿Quién le da de comer a quien?

Tendré que aprender todo de nuevo… A la vaca la leche se la quitan… y si no les conviene el precio, la tiran. Nunca entendí la lógica… si la ganancia es poca, la tiran y la ganancia es cero. Pero igual la tiran… lleno de comedores infantiles y la tiran. Envueltos en banderas y cantando el himno, eso si, pero la tiran. Y las señoras preocupadas por el país van a las marchas y cantan el himno. Y Magdalena los entrevista todas las mañanas y se horroriza.

Y ellos dicen muy sueltos de cuerpo que en Europa las ganancias son del doble, pero ellos producen acá, pagando impuestos a lo argentino, evadiendo a lo argentino, con peones en negro a lo argentino y pagando sueldos miserables…a lo argentino.

Y las señoras van a las marchas y a las rutas a apoyar a esos mismos abnegados argentinos que hacen patria y las convencen de que los mejores cortes deben venderse afuera y nosotros debemos comer caracú. Porque debemos ser solidarios con las necesidades del campo, porque los de la ciudad no tenemos idea de lo que cuesta. No tenemos idea de lo que arriesgan y aun así pretendemos retenerles más ganancias. Bien lo dijo el iluminado De Angeli: esas retenciones no se saben a donde van y nunca vuelven en obras… Claro que en sus bolsillos tampoco volverán en obras y si mal no aprendí, al estado le puedo reclamar salud educación, seguridad y esas cosas. Mucho me temo que si las reclamo a De Angeli se me va a reír en la cara.

El estado no sirve, son chupasangres, pero si hay sequía, o inundación o pedrada, no meten manos a sus bolsillos, enseguida le piden plata al estado. Y nosotros imbuidos de un patriotismo de escuela, con la imagen de San Martín y la vaca que nos da la leche, vamos a sus marchas a salvar la patria agropecuaria, la que nos da de comer vendiéndonos aquello que no tira.

Claro que no faltará el desubicado que parafraseando a aquel famoso “A vos no te va tan mal gordito” les recrimine las 4x4. Desubicados ultra K que en su ignorancia desconocen que en el campo son imprescindibles porque hay barro. El mismo barro contra el que luchan los famélicos caballos de los cartoneros en las calles de las villas, el mismo barro de las calles de Tartagal, desmontada para sembrar una soja por cuya ganancia pararon un país y por cuya ganancia muchos de nosotros los acompañaron embanderados y cantando el himno.

Yo no fui, porque creo que me enseñaron todo mal.

Raul Barbalarga


2 comentarios:

EVA dijo...

Muy pero muy bueno el comentario de raul, mis felicitaciones para el por ello. Un Abrazo fraterno. VP

Ana dijo...

Muy bueno Barbalarga, todo lo que estamos viviendo nos reaviva preguntas y más preguntas, sigamos buscando las respuestas.

Un abrazo fraterno VP

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Grants For Single Moms